El signo ideologico y la filosofía del lenguaje - Biblioteca El Alma Pública

Imprimir

El signo ideologico y la filosofía del lenguaje

Valentín N. Volóshinov

 

Voloshinov, Valentín (1976). El signo ideológico y la filosofía del lenguaje. Buenos Aires-Argentina, Nueva Visión, 1930. 

Reseña.

Inspirándose en  los conceptos de Humboldt  sobre los aspectos creativos en el lenguaje humano, Voloshinov aborda el lenguaje como un proceso generativo,  que es siempre constante por la interacción socioverbal de aquellos de los que participan en la comunicación. 

El libro se construye como una crítica a  los sistemas idealistas y positivistas que ven en la construcción del lenguaje, independencia  en los sistemas de signos  respecto a los significados que dan contenido y sentido a los mismos. 

A partir de la consideración del lenguaje humano como el principal y más importante signo que sólo puede aparecer interindividualmente, Voloshinov argumenta que es  un error llamar innato a la naturaleza del hombre, puesto que los signos son componentes básicos y puros  para el desarrollo de los actos de habla donde sus elementos  inseparables (hablantes y  oyentes)  se organizan en unidades sociales básicas, es decir, en grupos. Para constituir intercambios  en las interacciones entre signos y leyes que servirán como despliegue a la sociedad humana en su comunicación desde lo ideológico. Puesto que la comprensión es resultado de la respuesta de un signo a través de otro.     

Por tanto, la filosofía del lenguaje de Voloshinov, es una filosofía del signo. Donde cada operación, es resultado de  combinaciones entre  sus elementos físicos y el significado que se manifiesta en el diálogo (modelo básico de relaciones recíprocas en la  comunicación verbal) representando y simbolizando lo que está en el exterior del mismo. Así  “la situación social  inmediata y el medio social más amplio determinan totalmente la estructura de una emisión”. 

Sin signo; la interacción, la comunicación, el diálogo y  la ideología son impensables. El signo se dirige al signo, la comprensión es la respuesta a un signo con signos y todo modelo cultural es consecuencia de eslabones de naturaleza semiótica, consistentes y continuos  donde el  diálogo se manifiesta.

Descarga de PDF